Cuidado y mantenimiento de carteles imantados

Los carteles magnéticos, no requieren grandes precauciones para su conservación pero si hay que tener unos cuidados mínimos tanto para almacenarlos como para colocarlos. Sigue estos consejos, sino puede que el cartel salga volando.

Consejos para su almacenamiento

·         Guardarlos siempre en un lugar limpio, seco y no muy frío.

·         Si son carteles pequeños dejarlos en posición horizontal sobre una superficie plana, hay que tener en cuenta que los rótulos magnéticos tienden a tomar la forma sobre lo que se apoyan y luego puede ser muy difícil volver a ponerlos planos.

·         Evitar colocar objetos sobre ellos que podrían dañar la superficie, como cartón ondulado, objetos punzantes..

·         No colocarlos con las partes imantadas una junto a otra ya que el imán perderá su fuerza.

·         En caso de tener que enrrollarlo, hacerlo sobre un tubo de cartón. Guardarlo en posición vertical para evitar que se deforme. Si se quiere meter dentro de un tubo, este debe tener al menos 10 cm. de hueco para evitar forzar mucho el rótulo.

·         Enrrollarlo siempre con el gráfico en la parte exterior.

·         Tener cuidado al manejar rótulos imantados con mucho frío, tienden a romperse o rasgarse.

Preparación y aplicación

·         No colocar a menos de 16º C. Tanto el cartel como el vehículo no pueden estar fríos. Se pueden usar carteles magnéticos en ambientes fríos, pero tendrás que calentar tanto el cartel como la chapa para colocarlo. El cartel debe de estar blando y flexible.

·         No colocar un cartel que haya estado guardado con la parte imantada hacia fuera o este deformado, el imán puede que no se agarre bien a la chapa, dejando bolsas de aire o esquinas levantadas que pueden hacer que entre aire y se levante por el camino. Mejor ponerlo sobre una superficie plana y calentarlo un poco para que vuelva a estar recto.

·         Si la superficie ha sido tratada (pintura, barnices, cera...) debe de estar completamente seca y curada.

·         Hay que tener mucho cuidado con la limpieza. Limpiar, tanto la superficie metálica como el rótulo, con agua y un detergente neutro. Dejar secar o secarlo con un paño suave.

·         Sólo se debe de colocar sobre superficies metálicas planas o con muy poca curvatura. No puede colocarse sobre aluminio, plástico, fibra de vidrio,...

·         Asegurarse de que el cartel esta totalmente pegado a la superficie. No colocar sobre remaches, molduras o áreas cóncavas. No puede haber bolsas de aire.